¿Quién dijo dieta? 10 consejos útiles para lograr tu cometido

A medida que se acerca el verano, vemos como una avalancha de inseguridades y preocupaciones se nos acerca también. La dieta, la bendita dieta, pensamos… Pero, ¿qué tal si en vez de desesperarnos, nos hacemos cargo?

Bien chiquillas, en este post intentaremos puntualizar en 10 tips lo que SIEMPRE debes tener presente al momento de someterte a un régimen para bajar de peso o eliminar la grasa corporal que te molesta.

Respiren profundo, junten motivación y ¡vamos, que se puede!

1.- Dietas restrictivas, ¡no gracias! Para funcionar adecuadamente, el cuerpo necesita energía y nutrientes, por lo que siempre debes preferir un régimen que te permita variar y que no te mantenga con la ansiedad a mil.

2.- Dime que bajaste de peso comiendo un solo alimento y te diré cuánto peso recuperarás. Debes ser amable con tu cuerpo y tu metabolismo. No maltrates su funcionamiento, sometiéndolo a una dieta que lo restrinja a un producto, pues el efecto rebote puede ser fatal, además de las consecuencias nefastas que puede significar la pérdida de minerales. Ya lo sabes, si escuchas o lees por ahí: “Baja de peso comiendo manzana”, “Las famosas lo hicieron: dieta del repollo” ¡desconfía! No nos digas que no te lo advertimos.

3.- Cuidado con las dietas cetogénicas. La dieta Atkins, la de Banting o cualquiera de este tipo son, efectivamente, bajas en carbohidratos, es decir, podría ser efectiva, pero tiene un inconveniente enorme. Al ser alta en grasas puede traer graves consecuencias a nivel cardiovascular y de otros órganos ¡No te olvides! tu cuerpo necesita de los carbohidratos. Si quieres bajar de peso debes disminuir su ingesta, pero no sacarla por completo.

4.- Aterriza tus expectativas. Ten en cuenta que si tienes algo de sobrepeso (no extremo) es normal que, haciendo régimen, pierdas de 500 a 800 gramos a la semana. Si pretendes seguir un menú que te prometa perder más que esto, no sólo puede que recuperes el peso cuando abandones la dieta, sino que puedes ganar aún más kilos. Si no tienes mucha fuerza de voluntad, ponerte metas muy ambiciosas puede contribuir a que tu nivel de frustración aumente, lo que se traducirá en una mala disposición para mejorar hábitos asociados con la alimentación.

5.- Ejercítate según los resultados que deseas obtener. Si deseas perder grasa corporal se recomienda entrenar de forma moderada, en ayunas. Ojo, que tu cuerpo no debe sentirse fatigado, además, si tienes resistencia a la insulina o alguna patología, debes consultar con tu médico. Si tu objetivo va más por la hipertrofia muscular (desarrollar músculos) debes sí o sí consumir hidratos de carbono y proteínas después de ejercitarte. La proporción recomendada es de 3 es a 1.

6.- Conserva el buen humor y no te presiones. El stress está directamente asociado a la acumulación de grasa en el área abdominal, ya que esta condición aumenta el cortisol, hormona producida por el sistema suprarrenal que aumenta el azúcar en la sangre, favoreciendo la lipogénesis o formación de grasa en el organismo.

8.- ¡Elimina las tentaciones! Hazte un favor y no compres cosas que perjudican tu afán por bajar de peso. Ve al supermercado con una lista y no te salgas de ella. Si quieres darte un gusto, prefiere los productos que tengan menos grasa y azúcar e intenta ir cambiando tus hábitos de a poco, para que no sea un sacrificio dejar de lado los alimentos procesados en extremo, sino que se convierta en un estilo de vida.

9.- Come 5 ó 6 veces al día. No pases más de cuatro horas sin ingerir alimento, si lo haces, tu metabolismo se reactivará luego de estar funcionando al mínimo en “modo ahorrador”. Esto provocará una asimilación irregular de los alimentos ¡fatal para nuestro objetivo!

10.- Hazte exámenes preventivos. Siempre es necesario consultar con un médico al someterse a un régimen alimenticio, pero esto se hace fundamental si tu sobrepeso es muy alto o hace mucho no te analizas, pues no sabes si puedes estar incubando o desarrollando alguna enfermedad asociada al exceso de grasa o a los años de descuido.

Independiente de los cánones de belleza impuestos, es necesario que te mantengas en buena forma para que estés cómoda física (tener sobre peso limita las capacidades de tu cuerpo) y psicológicamente. Si te acomplejan esos kilos demás o afecta tu desarrollo personal, confía en que la solución está en tus manos y anímate a tomar cartas en el asunto.