Like a virgin

Sexy couple undressing

“Like a virgin
Touched for the very first time
Like a virgin
When your heart beats
Next to mine”

Versos como esos nos cantaba Madonna hace bastantes años atrás para interpretar cómo es ser “tocada por primera vez”. La virginidad es el tema a tratar en esta ocasión, así que partieron a compartir esta columna o etiquetar a su amiga «la pura y casta».

Ser virgen y mayor de 18 años en el 2017 es algo peculiar y un tema para quienes lo son, es lógico, tus amigas llegan contando sus hazañas, lo bacán que es, sin pensar en ti, la paaaaaaabre virgen María. Lo peor sin duda es cuando una te dice: “ya pero amiga, ya llegará el indicado”, porfa pónganse en el lugar de la niña, al decirle eso no hacen más que cagarla si en realidad ella sabe que algún día tendrá su momento pero es inevitable sentirse miserable e inculiable.

Si tienen esas amigas (o amigos) no se preocupen porque aquí estoy yo, para entenderlas de primera mano porque (y con esta me confieso) soy de las potenciales candidatas del Espíritu Santo y lo digo con la mayor transparencia, sin la menor vergüenza lo cual es raro porque con 20 años debería sentirme devastada, onda soy como media vieja, ¿no? Pero realmente no he cometido ningún crimen, el crimen lo han cometido los tipos que no me han rajado ni por si acaso ¿si o no?. Ahora, para ser completamente honesta y ganarme su confianza, habría que entrar en detalle sobre hasta qué punto soy virgen, en términos sencillos ni una pirula ha ingresado ahí abajo, dejo a su imaginación el resto (no lo imaginen). No obstante, de una forma u otra soy virgen cual Michael Scott en “Virgen a los 40”, porque para allá voy.

No les mentiré, hubo una época en que me avergonzaba pero lo encuentro ridículo porque ¿qué culpa tiene una? O mejor dicho ¿por qué se mira como algo malo?, hay una presión social tremenda, si convengamos en que tampoco es un logro importantísimo decir “ay es que yo perdí mi virginidad a los 11 años”, yo no critico la iniciación en la vida sexual de nadie pero, pucha a esa edad yo aún jugaba con Barbies y las hacía pololear entre ellas a falta de un Ken y eso era todo mi conocimiento sobre la sexualidad, además del ejemplo interactivo de mi mamá con las abejas y las semillitas para explicar cómo nacían los bebés.

A lo que voy, en definitiva, es que toda esta idea de que hay un rango etario en que debes dejar de ser virgen porque si no, eres demasiado anciana me parece una pelotudez monumental, lo único que escuchar esas tonteras logra, es bajarte el autoestima y frente a ello, empezar a planear una manera rápida de tener relaciones. Empiezas a evaluar a quién conocer y le tienes confianza o encuentras bonito… STOOOOP! Es como cuando hay cabros que empiezan a fumar porque el resto te dice que es bacan o cuando tomas en un carrete porque como que eres “anti-cool” si no bebes.

Es cierto que hoy en día se ha perdido el romanticismo, o sea una no puede esperar a que te llegue una carta o te tengan una pieza adecuada, a la luz de las velas y con pétalos de rosas sobre la cama; es lamentable porque se supone que es una instancia especial, al menos para las mujeres, se supone que deberías recordarlo, ojalá sea con alguien con el cual te sientas cómoda y sobre todo, querida. Puede sonar anticuadísimo, lo sé, pero al menos yo lo veo de ese modo, aunque sé que ya es como medio imposible. Varias pueden decir “la virginidad y toda esta idea de que sea especial, está sobrevalorada”, puede ser, pero cada una con lo suyo; yo recomiendo ser paciente porque siento que presionar las cosas nunca es bueno, tenía una amiga que siempre me decía que esperara porque ella no lo hizo y en cierta medida se arrepentía, no era el recuerdo que quería tener.

Por otro lado, tengamos en cuenta que si una es virgen, la primera vez no va a ser algo maravilloso, el éxtasis máximo, obvio que una va a estar preocupada de calmarse, de controlar la ansiedad y el nerviosismo, etc., puede que ni siquiera sea tan placentera, así que bajo esta premisa, es mejor tener un recuerdo bonito ya que quizás la sensación no sea tan la raja.

“Ya pero si tú estás igual que nosotras, ¿por qué debo creerte?”… No me crean si no quieren, solo expreso mi opinión basada en conversaciones con amigas y porque soy una ñoña y leo cuando tengo dudas; además, he tenido la oportunidad 3 veces de dar el paso con una persona que le tenía mucho cariño y confianza, me gustaba caleta, nunca lo voy a olvidar porque me dio seguridad, de hecho fue la primera persona con la que me sentí capaz de mostrarme tal como Dios me echó al mundo y ustedes dirán: ¿por qué no pasó si tenías todo para hacerlo?. No tengo otra respuesta más que creo que no era la persona. De esas tres ocasiones, la primera fue muy repentina y no estaba preparada, no me sentía cómoda; la segunda estaba Andrés in da house y la tercera era la gloriosa, pero no había preservativo (sin gorrito no hay fiesta), una mala cuea impresionante, pero como dije, tal vez no era mi momento o no era la persona.

En realidad igual entiendo que hay momentos en que una se aburre de estar esperando porque tenemos hormonas, es normal, yo he estado a punto de tragarme mi orgullo y mandar un mensajito tipo S.O.S. Así que mi veredicto final es que si pueden, esperen su momento, como para que no sea tan indiferente. Ahora si es mucha la angustia hagan ustedes el momento con una persona de confianza, un amigo por ejemplo.

Ni ustedes ni yo estamos haciendo algo malo, no las pueden obligar a nada, que la sociedad sea de tal manera no es su problema; ustedes con la frente en alto no más que a nadie le falta Dios. Les recomiendo leer sobre la masturbación femenina (OAAAAAY si no es un pecado ñaña!), conózcanse, ámense, disfruten, respétense y sobre todo, si ven porno porfa no traten de imitar, eventualmente, ni vivan pensando que se van a encontrar con tamaña herramienta (puede, pero son como algo escasas).

Para leer lados b de las columnas, consultas, o temas inéditos, síganme en mi nueva página de fb Weona porfiá.