Las mujeres modernas que somos

En este mundo de hombres es un poco difícil no tomarle el gusto a ciertas disciplinas que hasta hace algunos años estaban vetadas sólo a ellos, a los machos recios, a los hombres peludos, a los suda testosterona.

Pero hoy en día hay muchas cosas que se pueden compartir. Y digo “compartir” por que hay cosas exclusivas de mujeres en las cuales los hombres también se han estado introduciendo, aunque en menor grado, no sé si será por el orgullo o algún otro pensamiento que los haga desistir, aunque personalmente (y sin mirarlos en menos) creo que no son tan polifacéticos como lo podemos llegar a ser nosotras.

Debo reconocer que me gustan varios aspectos que, incluso hoy, son reconocidos como plenamente masculinos, como por ejemplo el fútbol. Me autodenomino una neandertal al momento que empieza a rodar la pelota en la cancha y me gusta. Grito como alma en pena un gol y me acuerdo de toda la familia del árbitro si no me gusta lo que cobra, pero al mismo tiempo tengo la capacidad de jugar a la princesa y pintarnos las uñas mutuamente con mi hija, con la delicadeza que amerita el momento.

De verdad creo que es completamente compatible el ser “todo terreno”  con andar con tacos y deslumbrante por la vida. Así como hace algún tiempo mi amiga Dassna nos decía que hay que ser feminista, pero sin dejar de ser femeninas, bueno, esto trabaja bajo el mismo concepto. Y esto nace por que somos mujeres y hay que explotar las infinitas posibilidades que se nos presentan gracias a eso, ya que no es necesario esperar a alguien que nos ayude a cambiar de lugar un mueble por que se nos puede quebrar una uña… bueno, si se nos quiebra, tenemos una buena excusa para hacernos una linda manicure nuevamente!!!

Me encanta tener amigas que jueguen a la par con los hombres en asuntos como las motos, el rock, el fútbol o ingenierías comerciales, pero que aun así sepan estar relucientes para una cena con el novio, a pesar de estar metidas en el barro hasta hace algunas horas atrás. No temamos afrontar nuevos desafíos, mientras mantengamos nuestra esencia femenina, ya que con eso sólo vamos a aprender nuevas experiencias y que no nos de vergüenza por realizar en algunas oportunidades cosas de hombres… eso nos hace mejores personas.

Les cuento un secreto?? Yo vivo sola con mi hija y hace poco remodelé mi departamento, por lo cual tuve que aplicar cerámica, renovar muebles, pintar paredes y cambiar llaves del agua como el hombre de la casa, por que eso es lo que soy!!!! Pero luego de eso, mis premios fueron un masaje y un viaje a la peluquería, como la mujer de la casa… por que eso es lo que también soy!!!

Así que las invito a estar orgullosas de ser mujeres y de la diversidad de la cual somos capaces de llevar a cabo.

 

***********************

¡Gracias querida amiga @ColorArce por esta columna que nos enviaste!