Mariana Di Santo, y el mundo de la fotografía en la moda

Todas nosotras hemos tenido una revista de moda al alcance de nuestra mano. Tal vez haya sido de casualidad, sólo porque estábamos aburridas mientras esperábamos en el consultorio médico. Pero ninguna de nosotras es indiferente a la experiencia de abrir una revista de moda, y sumergirnos en las páginas llenas de glamour y detalles rimbombantes, con fotografía de modelos bellísimas por doquier.

Muchas veces ni siquiera notamos esa pequeña línea donde dice “Fotografías por”. El nombre del fotógrafo a cargo de esa producción increíble casi siempre pasa desapercibido. Si yo  les pidiera que nombraran un par de modelos, la mayoría sabría qué contestarme. Pero, ¿si en cambio pidiera que nombren fotógrafos?. Son muy pocas las personas que conocen a las mentes detrás de la cámara. Esto se debe a que los fotógrafos de moda se esfuerzan en vender a la modelo, y a la ropa que lleva puesta, y pocos se molestan en averiguar quién está detrás de toda esa producción.

La gente en la industria de la moda, como los diseñadores, grandes marcas de ropa y revistas dependen más de los fotógrafos de moda que de las modelos. Es cierto que un fotógrafo de moda que tenga éxito tendrá la oportunidad de ser parte de la “créme de la créme” de la industria, por no mencionar los lujos y dinero que recibirán. Pero demostrarle al mundo que uno puede ser un gran fotógrafo de moda es una tarea demasiado difícil. Si nos fijamos en el número de personas que han dejado su marca en la industria y la comparamos con el número de los que aspiran a llegar a ese nivel de éxito, será de uno por cada mil o más.

Y es que hay demasiados factores que entran en la gran ecuación de la fotografía de moda. No todo es glamour y belleza. Es un trabajo difícil, y muy competitivo. Me atrevería a decir, incluso, que es tan o más competitivo que el trabajo de una modelo.  Siempre va a existir alguien con mejor equipamiento, mejores contactos, y más dinero. La clave está en saber lidiar con eso y no sucumbir ante las presiones de la industria.

IMG_6468
La fotografía de moda tiene como objetivo principal vender. No siempre se trata de vender una marca. Se trata de vender una idea, una tendencia, una actitud, un estilo. Es el trabajo principal del fotógrafo de moda, no sólo se limita a mostrar y vender las prendas, sino a saber interpretar las ideas subyacentes y las asociaciones propuestas por los diseñadores de moda,  entender los conceptos que hacen a una marca de ropa, saber qué los identifica, y tomar todos esos elementos para crear algo que refleje el concepto de la empresa.

El paso siguiente es saber buscar una modelo que se adapte a las necesidades del cliente, lo cual no es tarea fácil. Luego se necesita determinar el lugar donde se llevará a cabo la sesión fotográfica: estudio, exteriores, o locaciones. A todo eso, se debe sumar un equipo de maquillaje y peinado, y en algunos casos, escenógrafos y directores de arte. Los fotógrafos de moda trabajan tanto en estudios como en exteriores o locaciones determinadas, para producir fotografías creativas y llamativas que ilustran y anuncian ropa, accesorios y estilo de vida. Necesitan entender la imagen de marca de cada cliente, los distintos usos finales de las imágenes, y ser capaces de trabajar en estrecha colaboración con otras personas creativas para cumplir con el trabajo final. Sin mencionar, saber mantener la calma y  trabajar bajo constante presión.

No es tarea fácil, pero es gratificante. Las oportunidades creativas son infinitas, todo depende de la imaginación y el desempeño que el artista ponga para llevar a cabo su obra. No es necesario contar con las mejores prendas de ropa, ni la mejor cámara, ni las mejores modelos. Con muy poco se pueden hacer cosas increíbles. Las mejores fotografías terminan siendo aquellas que cuentan una historia en un sólo cuadro. Y eso es algo muy difícil de lograr, lleva tiempo, práctica, y mucha, pero mucha dedicación. ¡Imaginen  desarrollar la trama y el desenlace de una película en una sola toma! La fotografía de moda es, al final de cuentas, exactamente eso: una conjugación deslumbrante de arte y diseño.

Un post de Mariana Di Santo, pueden seguirla en su cuenta twitter @marianadisanto

IMG_3448

IMG_5780

IMG_6065