En la actitud está el verdadero atractivo de una mujer!

Muchas veces nos acomplejamos demasiado por distintas imperfecciones que podamos llegar a tener, ya sea kilitos de más, pecas, nariz puntiaguda, pocas pechugas, etc. Pero a pesar de que son cosas notorias a simple vista, si nuestra actitud es de vergüenza por ello, las resaltamos más aún en vez de esconderlas como queremos.

Empecemos por la base de que nadie es perfecto, ni siquiera esas actrices famosas o las súper modelos de Victoria`s Secret. Así es niñas!! todas sabemos que ellas pueden contar con cuerpos esculturales, pero aún así tienen a su favor ese pequeño secretito llamado “Photoshop” para las imperfecciones que les entregó la naturaleza. Bueno, hay que reconocer que aún sin ello, se acercan mucho más a la perfección que nosotras, pero al menos debemos tener un tipo de consuelo, ¿o no?

Aún así, y siendo una mina promedio más, he aprendido que la actitud es la mejor de las terapias de bellezas, ya que a simple vista a los hombres les puede atraer una rubia de pelo largo y pechugona, pero si la mina está ahí sólo para que la miren y la atiendan, es donde podemos entrar nosotras: una mina promedio, con sus kilitos de más y algunas imperfecciones, pero que se sabe arreglar para potenciar lo bueno en vez de mostrar lo que no le gusta y que además sabe conversar y no se avergüenza de sus atributos. Pongamos en la balanza quien gana y les aseguro que la rubia pasa a segundo plano (sin ofender a las rubias, por supuesto).

Y si no, véanlo por el lado contrario ¿quién no ha conocido al mino visualmente perfecto, pero con el cual no podrías conversar ni media hora? Y no lo digo precisamente por que las hormonas no te dejarían conversar con él!! Si no porque él no tiene contenido alguno más que agradar físicamente… Por otro lado está el menos agraciado, el cual no tomaste en cuenta a simple vista, pero te sentaste al lado de él y las horas se te pasaron volando por que su chispa y buena onda te cautivó. Lo mismo les pasa a ellos con nosotras, con la diferencia de que nosotras podemos utilizar muchos más “truquitos” para agraciarnos físicamente.

Reconozco que durante la adolescencia creamos el complejo de tener que ser la mina flaca y atractiva para poder llamar la atención de ese compañero especial con el cual soñábamos todos los días, pero ¡¡heyyy!! Ya no estamos en el colegio y a esta edad los niños ya son hombres, y están claros de que es mucho mejor una mujer de verdad que esas que sólo se ven en la tele.

Si nos ponemos a pensar bien, los complejos están sólo de nuestra parte, porque si tenemos la actitud necesaria vamos a llamar la atención de la manera en que queremos hacerlo. Eso no significa tampoco dejarse estar y salir a engullir todas las calorías que se nos ponen por delante y andar a todos los días con “cara de nalga”, pero al menos nos sirve para aceptarnos tal como somos.

Si nosotras estamos constantemente diciendo: “estoy gorda”, “me faltan pechugas”, “tengo las piernas cortas”, es obvio que nuestro hombre o el hombre al cual queremos conquistar se va a fijar más en esos detalles, que en los que debería. Simple: si le dices alguien “no pienses en el color rojo”, ¿en qué va a pensar? Es por eso que de nosotras depende sacarle provecho a lo bueno que sí tenemos (por que todas tenemos algo bueno), querernos como somos y corregir en lo posible lo que no nos gusta.

Si tenemos kilos de más, sabemos que las poleras apretadas no van con nosotras… bueno, la moda de hoy en día promueve los ponchos, chalecos y las poleras anchas. Y si sigues desconforme, tienes todo el invierno para ponerte en campaña y bajar algunos kilos. Si tienes piernas cortas, los tacos son una muy buena opción… y así sucesivamente.

Como vemos, la mayor imperfección sólo está en nuestra mente, y si algún hombre usa alguna de esas imperfecciones físicas para rechazarte es porque no vale la pena, así que sin echarse a morir, a pesar de que no es fácil, porque eso nos da en nuestro punto más débil… pero así como “aquel” algún día se fijó sólo en nuestro físico para desecharnos, hay otros que estarán encantados con nuestra actitud de mina segura de si misma, que al final, es mucho más importante que el aspecto físico.

 

 

Un aporte de nuestra sabia amiga @ColorArce para las Incorrectas!