El enojo de Liam Gallagher en Lollapalooza Chile 2018

Los fanáticos más fieles hicieron guardia frente a la reja que separa el mundo de los comunes mortales del escenario de los ídolos musicales… las horas de espera valían la pena con tal de ver al ex Oasis presentarse en la versión chilena de Lollapalooza 2018. Por eso, con la característica puntualidad que los shows mantienen en este festival, a las 19:45 Liam se asomó al escenario abriendo con Rock ‘n’ Roll Star y aparentemente ningún problema, a excepción de una incipiente dificultad por llegar a los tonos altos.

Ya para el segundo tema, Morning Glory, se veía claramente enojado y demostrándolo. Hay que aceptar que sí fueron audibles un par de acoplamientos, pero en realidad el sonido no se vio realmente afectado por eso, lamentablemente para los estándares de Gallagher eso no era suficiente. Lanzó un par de cosas, peleó con gente del staff y le hacía señas a los demás músicos con enojo… a esas alturas quienes conocen el carácter del músico se mostraban nerviosos y comentaban algunos fans entre el público en el público: «ya se enojó Liam».

Greedy Soul llegó y el panorama fue el mismo. Ya para la cuarta canción, Wall Of Glass, Liam pasó varios tramos alejándose del micrófono furioso. Se sentía una sensación de desastre en las primeras filas de fanáticos, cosa que los de atrás probablemente no notaron hasta que, comenzando la interpretación de Paper Crown, detuvo el show. Mencionó escuetamente algo acerca de un sonido horrible («f.k.ng horrible») y que no le gustaba perder su tiempo y, acto seguido, abandonó el escenario ante la sorpresa de miles de fans que lo escuchaban atónitos en ese momento.

Los más ilusos permanecieron esperando a que regresara. Los realistas sabían que el famoso mal carácter del menor de los hermanos Gallagher, que hizo que la mítica y exitosa banda Oasis incluso se separara, es algo determinante. Una vez que Liam expresa su malestar, no hay vuelta atrás ni reflexión que lo haga retornar a un punto de diálogo, mucho menos a un escenario abandonado.

Entre el staff y prensa del evento Lollapalooza se temía algo así. Hubo comentarios acerca de eso; gritos y sensación de enojo tras bastidores, pero nada que realmente se pudiera tomar en serio, todo iba enfocado a la «simpatía» del cantante, entre risas. Por eso el shock fue masivo cuando se confirmó que el público chileno había salido ganador en esa rueda de la fortuna de «a quién le toca ver a Liam enojado».

Mira acá el momento exacto:

 

No es algo nuevo esto de Liam Gallagher dejando abandonados a sus fans, por eso entre los ecos de cientos de conversaciones incrédulas se escucharon unos cuantos «Noel, Noel..» (dijo el picado…), aludiendo a su hermano, con quien mantiene una pésima relación, pero que en este caso sería un aliado a la hora de decir «de nuevo te enojaste Liam por la cresta!»

Ya otros eventos, como el Lollapalooza de Chicago 2017 vieron irse al músico del escenario dejando el show inconcluso tras apenas unas cuantas canciones. Y al igual que en aquella ocasión, después de un rato (de reflexión?) Liam publicó un comunicado aludiendo a problemas con su voz:

 

En este comunicado menciona que su abandono fue debido a que se le había diagnosticado una infección de oído, sinusitis y problemas a la garganta, motivos que le impidieron cantar, debido a lo cual había abandonado el escenario y que prometía reagendar otro concierto.

Finalmente eso fue todo lo que vimos del ex Oasis. No mucha música pero definitivamente algo para recordar. Estuvimos presentes en una e las míticas pataletas de Liam, algo que también podremos contarle a nuestros nietos.