¡Be Cabrona!

Estoy en toda mi etapa YUYIN, mala cuea o como quieren llamarla. Conocí a un mino la raja así como por coincidencias de la vida que en verdad NUNCA LO SON. Todos los fines de semana habían muchos jotes, muchos interesados, muchos coqueteos, muchos invitando a salir pero ninguno moviendo al piso o algún retorcijón de guata.

Nos juntamos y todo salió bien. Conversaciones constantes, besos, fotos y audios entre otras amabilidades de la tecnología comunicacional de hoy pero… (Esa palabra que todo lo caga) algo pasó.

Cesaron las fotos, los besos, las palabras tiernas, las intenciones de verse, las invitaciones, los diálogos constantes… mmmmmmm había gato encerrado.

Las cosas se enfrían, se secan, se pudren, se marchitan o algo parecido cuando simplemente lo dejas tiradas, como una relación por ejemplo. En verdad ya no era lo que era antes y pasaron las semanas…las cosas no fluían y sentía que había algo que yo no sabía. Él no decía nada, solo se excusaba cuando le preguntaba qué onda: es que estoy ocupado, es que tengo mucho que hacer, como te voy a dejar de querer… and so on!

Esperé que me dijera que pasaba mientras ya en realidad estaba más aburrida que la mierda. Salía con mis amigas y veía muchos tipos rodeándome y haciéndose los lindos mientras yo me acordaba del perla, de donde andará, si estará bien entonces sacaba mi teléfono y lo mensajeaba… IDIOTA.

Entre copete y copete pensaba: ¿qué se cree este weon? Hacerse el lindo conmigo, O SEA. Soy la tremenda mina, hay una fila de minos que adorarían estar en su lugar y él se hace el interesante pescando cuando él quiere. ¡Que se vaya la cresta!

Cuando ya estaba decidida a mandarlo a la mierda, surge algo mágico y él me cuenta que pasa: “Me gusta otra”. Así tal cual lo leen. Puta, no podría explicar lo que sentí cuando lo leí, fue como una mezcla cuando te vas a comer una manzana que se ve la raja y por dentro está arenosa… algo así.

Si le gusta otra es porque yo no le gusté mucho y así es esta fucking vida. Las cosas no se dieron como en el futbol jajajaja.

Ahora el punto de toda esta historia son dos:

1: ¡Puta que tengo mala cuea! Cuesta tanto que alguien me interese de verdad y cuando pasa, no se puede. Mi probabilidad de ser infiel por ejemplo es la más baja del universo porque si me cuesta AÑOS que UNA persona me interese imagínense que me interesen DOS jajajajaja ¡fuera de webeo!

2: El universo es inversamente proporcional a los deseos de uno pero ¿Saben que? Voy a dar la pelea, total no tengo nada que perder excepto a él que se vaya con la otra pero si duele, me levanto, me sacudo, me vuelvo a maquillar y ahí estaremos caminando ganadora por la calle y aquí nada ha pasado. No podemos quedarnos esperando que las cosas pasen, la vida es ahora. Si algo no pasa, no se cierra, no se abre, se inmoviliza frente a ti, haz que pase algo: lo que tu desees o lo que surja pero jamás te quedes vegetando mirando como los demás manejan los temas que te importan.

Por otro lado, está mi ego de yegua femenina acosada por los machos que esta vez fue rechazada. No es que me crea muy rica pero jamás, jamás, jamás de los jamases me había pasado que un mino me dijera NO o que me diera alguna respuesta, excepto el SI jajajaja que siempre era seguro. No soy una modelo de 1.80 cm., talla -20 ¡paná! pero tengo lo mío, bien puesto y sé cómo utilizarlo. El asunto es que en esta ocasión parece que perdí como en la guerra.

Mirándolo desde otra perspectiva, él está perdiendo jajajajaja. Si puehhhhhhh, una mina linda, amorosa, aperrá (cosa que es muy importante) madura, inteligente, decidida, resuelta, independiente, amiga y que le hubiese prestao hasta el hoyo de la nariz las veces y a la hora que al perla se le hubiese ocurrido jajajajajaja… No se encuentra en cualquier lado.

Lo más importante en cualquier situación que vivas es aclarar y cerrar los temas. Saber que pasa, webiar hasta que tengan el valor de decirte la verdad y decidir que harás. Nunca quedarse con esa sensación: ¿Y si le hubiera dicho? ¿Y si lo hubiera hecho? ¿Qué hubiese pasado? Creo que eso es lo peor que podemos hacer y muchas veces es solo miedo o cobardía de reconocer verdades que incluso nuestra intuición femenina ya nos había susurrado. Atrévete, toma tú las riendas y resuelve. Probablemente te ahorres una pena, un dolor o simplemente el hecho de perder tu valioso tiempo.

LAS QUIERO!

Saphi NonChalant