«El misterio de la música hecha desde las tripas»: Gorka Urbizu revela la esencia de ‘Hasiera Bat’

En el mundo del rock en español, Gorka Urbizu es una figura emblemática. Reconocido como el vocalista histórico de Berri Txarrak, este músico vasco ha emprendido un nuevo viaje en solitario, presentando su álbum debut «Hasiera Bat» en tierras latinoamericanas. Después de años de dedicación a la música, Urbizu nos sorprende con una propuesta que invita a sumergirse en la belleza y la crudeza de la canción, alejándose de la frenética vorágine del mundo contemporáneo. A través de diez temas que despiertan los sentidos, Gorka nos invita a una experiencia sonora y emocional única.

Tu nuevo álbum, «Hasiera Bat», representa un nuevo comienzo en tu carrera musical. ¿Qué te llevó a tomar la decisión de lanzarte como solista después de una exitosa trayectoria con Berri Txarrak?

Berri Txarrak siempre será mi banda madre y estoy muy orgulloso de todo lo vivido, pero sentí que llegaba un fin de ciclo y necesitaba parar, descansar y hacer nueva música desde otro lugar, despojándome de esa etiqueta y empezando una nueva era como creador.

El título de tu disco sugiere un sentido de inicio o renovación. ¿Qué significado tiene «Hasiera Bat» para ti y cómo se refleja ese concepto en la música que presenta este álbum?

Este disco es un comienzo en varios sentidos. Por primera vez lo firmo con ni nombre y apellido, lo cual no ha sido fácil para mí. Pero era lo más coherente, visto el disco que he entregado, tan sobrio, crudo y donde se ve a un Gorka vulnerable en muchas canciones. Creo sinceramente que este disco marca un hito en mi carrera, ojalá perdure en la gente.

En «Hasiera Bat», has optado por una producción más sobria y desnuda. ¿Cuál fue la inspiración detrás de esta elección estilística y cómo influyó en el proceso creativo del álbum?

El disco es una reacción a la velocidad en la que vivimos y a toda la crueldad del mundo. Propongo una desaceleración en varios aspectos, reivindico el cuidarnos y darnos un tiempo de calidad y he intentado ofrecer un espacio sonoro donde te puedas sentir arropado y entendido. Creo en el poder transformador de la música y me gustaría que estas canciones ayudaran a la gente.

Hablando sobre el proceso de producción, ¿cómo fue trabajar con Jordi Matas en este proyecto? ¿Qué aportó él al sonido final del disco?

Intento aprender algo nuevo con cada disco y Jordi ha sido clave en este proceso. El propio espacio -el Teatro del Cal Eril- ha sido muy inspirador y estábamos de acuerdo, casi sin hablarlo, de que en este disco la economía de medios y el buscar el corazón de la canción, sin edulcorarla ni revestirla con mil arreglos, era el camino a seguir. Era darle al REC y buscar la magia del momento y el lugar, y creo que en varios temas lo hemos conseguido. Escucho Janela Bat o Besterik Ez y veo registrado el misterio de la música hecha desde las tripas. Hay algo muy orgánico en este disco.

El disco fue lanzado sorpresivamente, sin aviso previo ni adelanto. ¿Qué te llevó a tomar esta decisión poco convencional y cómo crees que ha afectado la recepción del álbum por parte de tus seguidores?

Eso también responde a una reacción a cómo se comparte la música hoy día. Quería evitar las imposiciones del algoritmo y poner encima de la mesa el debate de por qué tenemos que ceñirnos todos a ese patrón que te obliga a “crear contenido” (un concepto que personalmente odio), donde casi el hype previo tiene más importancia que la propia canción. No critico a quien lo haga, simplemente he querido demostrar que se puede hacer de otra forma. A lo mejor he perdido visibilidad o escuchas, pero me da igual, yo publico mi música en mi sello Only In Dreams y esa libertad la valoro mucho.

En tus letras, a menudo abordas temas profundos y reflexivos. ¿Cuál es tu proceso creativo para escribir las letras de tus canciones y qué mensaje esperas transmitir a través de ellas?

Me cuesta mucho escribir letras y quedarme satisfecho con ellas. Me supone un gran esfuerzo porque encima no sé a priori sobre qué hablarán las canciones. Es el propio proceso quien te dicta los temas o el estilo muchas veces. Eso tiene algo de bonito, pero al mismo tiempo da mucho vértigo. En este disco he tratado de escribir desde otro prisma, que fuera en línea con la música, sin estridencias. Sigo aprendiendo.

Además de tu trabajo en solitario, has participado en diferentes proyectos paralelos a lo largo de tu carrera, como Katamalo y Peiremans+. ¿Cómo ha influido esta diversidad musical en tu desarrollo como artista y en la creación de «Hasiera Bat»?

Tocar con otra gente te hace mejor músico, me gusta mucho ver cómo cada individuo entiende la música.  Peiremans+ fue un respiro en mi carrera, algo más desenfadado y donde siempre me lo paso bien. Katamalo fue mi primera incursión en algo que también me gusta, que es el punto de unión entre la poesía y la música.

¿Cómo ha sido la recepción de tu nuevo proyecto en esta gira por Latinoamérica y qué diferencias percibes en la recepción de tu música en comparación con otras regiones?

Estoy muy contento con cómo lo está recibiendo la gente en todos los lugares allá por donde voy. Lo han tomado como algo bello y que los emociona y eso me llena de gratitud. México, Colombia, Chile… ha sido una gira dura pero muy gratificante. Ojalá regresar pronto.

Como músico y productor, has colaborado con diversas bandas y artistas. ¿Qué te aporta esta faceta colaborativa a tu propia música y qué proyectos futuros puedes adelantarnos en este sentido?

Vuelvo a reiterar que hacer música con otra gente te enriquece, porque la música es sobre todo saber escuchar. Para mí es clave que haya un punto de admiración y respeto con los músicos que colaboro, no me gusta esas colaboraciones tan al uso entre artistas que solo miran la cantidad de seguidores en redes, es algo que aborrezco.

Finalmente, ¿qué mensaje o emoción esperas que los oyentes experimenten al escuchar «Hasiera Bat» y cuál es tu mayor deseo como artista al compartir esta obra con el mundo?

Me gustaría que la gente acudiera a este disco para hacer más llevadero su día a día.