Un brillante manifiesto en contra de un mal ex novio

Brittaney Lynn Shane es una joven estudiante de Alabama, Estados Unidos. Ella solía tener un novio que la agredía psicológicamente todo el tiempo haciéndole notar los muchos defectos que supuestamente ella tenía.

Ella sin darse cuenta fue aceptando y asimilando cada una de estas agresiones y terminó creyendo que todo aquello que él le decía que estaba mal en ella era real. Fue así como cambió su forma de maquillaje, su estilo de pelo, cubría su cuerpo para que no se notara su peso o tatuajes. Todas las cosas que a él le disgustaban.

Finalmente un día su novio la dejó por quien le dijo a ella que era una chica mucho más linda, lo cual la hizo sentirse sumamente herida y con su autoestima completamente destruida, llegando a culparse por esta decisión que su ex había tomado.

Pero después de un tiempo de reflexión comenzó a ver las cosas de forma más claras y se dio cuenta de que el error no fue de ella, sino de él. Lo cual dejó escrito en un brillante manifiesto en su facebook:

»Siempre me decías que me veía mal con el pelo largo y que preferías a las chicas de pelo corto, entonces siempre mantuve mi pelo por arriba de mis hombros. Te reías de mí y me decías que me veía ridícula cuando teñí mi pelo de rojo, y solo por ti volví a mi color natural. Siempre me criticabas por tener demasiado maquillaje, entonces dejé de usarlo. Me decías que mis tatuajes y piercings eran »espantosos» y para darte el gusto a ti me saqué todos mis piercings y no me hice más tatuajes.

Cada vez que me veías me decías que había engordado, entonces empecé a comer cada vez menos. Señalabas y criticabas cada una de mis imperfecciones, hasta que perdí toda la confianza que tenía en mí misma. Hice lo imposible por complacerte, todo lo que me decías que hiciera, yo lo hacía. Pero aún no fue suficiente, decidiste cambiarme por una chica más linda y joven que yo. Alguien a quien pudieras moldear a tu manera, como lo intentaste hacer conmigo. Y hasta hace unos pocos meses me sentía culpable por todo, hasta que me di cuenta de la realidad. 

Tú no eras el que estaba fuera de mi alcance, sino que yo estaba fuera del tuyo, tú eras el que no era suficiente para mí. Tú no me aceptaste, cuando yo decidí tomarte tal y como eras. Y aquí estoy, unos meses más tarde. Mi pelo está por debajo de mis hombros y de color rojo de nuevo. Me puse mis piercings y me hice un tatuaje nuevo, uso maquillaje y como absolutamente todo lo que quiero y cuando quiero… y sí subí de peso sí. Y lo más importante es que volví a confiar en mí misma.

Finalmente me veo a mí misma cuando me miro en el espejo, me cuesta tanto reconocer cómo me dejé llevar y cuan vulnerable fui por un chico. Algo que nunca creí que fuera posible, es humillante pensar cuánto tiempo estuve sin verlo. Pero lo que me ayuda a contarlo es el hecho de que por fin volví a ser quien realmente soy

mal ex novio