¡Vivenciar el idealismo que soñábamos! – Capítulo 08 del viaje

0
125

Momento para escribir y describir. Muchas cosas aconteciendo (¿cuánto tiempo llevo haciendo hincapié en la cantidad de cosas que están sucediendo?), todo llega en su momento: las personas, los lugares, los hechos.

Llegamos al Sitio das Palmeiras, ubicado en Sertão do Ubatumirim, hace una semana. Estamos en el estado de São Paulo, a 16 kms. del límite con el estado de Rio de Janeiro, a unos 10 o 15 kms. del mar, hacia el interior. Llegamos acá a través de WOOFING, una herramienta que conecta a campos, agricultores y haciendas con personas que tienen interés en hacer una troca de trabajo de campo por comida y cama.

A grandes rasgos es eso, pues en realidad la experiencia puede ir mucho más allá si uno así lo quiere; compartir con una familia local puede ser parte de esa experiencia y tener la oportunidad de intercambiar vivencias, recetas de cocina, viajes, ideas para cambiar la realidad personal, religión, teorías de la existencia y la vida en general. Es exactamente eso lo que está sucediendo hoy, 20 de noviembre de 2017, acá en Sitio das Palmeiras, entre Diego y yo, y la familia de Tami y Felipe con sus hijos Zoe y Juá: llegamos acá con el objetivo de aprender un poco acerca de la agricultura local, del trabajo con la tierra, ayudando a buenas personas con las tareas de su lugar a cambio de esa experiencia completa -de ser posible- o de una troca más simple y evidente como lo es la comida y el techo.

Sólo eso nos bastaba y estamos obteniendo el paquete completo, con la posibilidad de vivenciar justamente aquello con lo que siempre soñamos y que a veces, se nos hacía un idealismo. Aquí está la realidad que queremos construir, una que equilibra el “mundo de la matrix” con el paraíso porque entendemos que estamos en un momento de transición entre ambos mundos. Aquí se busca la auto sustentabilidad y la vida en comunidad, el volver a lo primitivo de la existencia humana, a aquel modo de vida que naturalmente teníamos los seres humanos antes que el mundo se tornara capitalista, volcado a lo material, a la posesión de objetos, a la competencia por tener y tener, más y más. Y si bien el objetivo de la existencia presente no es llegar a ese paraíso, se trabaja para que el mundo y sus futuras generaciones, nuestras futuras generaciones, lleguen allá. Y mientras trabajamos para eso, recorremos el hermoso camino de la transición que nos permite mixturar ambos mundos, estar acá y allá, seguir compartiendo con aquellos que amamos que están en la matrix, mientras vamos conociendo más y más personas que están en este mismo camino, unos más adelante, otros un poco más atrás, pero todos yendo hacia el mismo lugar. Es ahí donde estamos. Es aquí donde estamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here