Las mujeres modernas también queremos hombres caballeros

0
4335
A man gives a woman a helping hand as she takes a flying leap over a large puddle on the pavement. (Photo by Keystone/Getty Images)

En los tiempos que vivimos es muy común ser bombardeados con el concepto de igualdad de géneros, mujeres con los mismos derechos que los hombres y sueldos dignos e igualitarios. Todo esto está correcto, pero a costo de parecer machista a los ojos de algunos, creo que todo tiene un límite.

Un ejemplo de ello son nuestras actitudes, debido a que si bien queremos igualdad, no significa que para ello debamos parecer un niñito (esto excluye a lesbianas que sientan que están atrapadas en cuerpo de mujer o se identifican con ropas masculinas, todos mis respetos hacia ellas), debido a que perfectamente podemos ser rudas si la ocasión lo amerita o tomar cerveza a la par con nuestro grupo de amigos machos, pero eso no significa que debamos tomar en nuestra manos el rol de un hombre.

De igual manera se puede mantener la diferencia tan necesaria de ser nosotras las necesitadas de protección, las delicadas o las detallistas y, eso no significa que nos veamos débiles.

Si nosotras queremos siempre tomar la iniciativa con los hombres (muchas veces por ser impacientes), y nos lanzamos pensando que ellos deben aceptarlo porque ésta es la mujer del siglo 21, en el fondo estamos retrocediendo. ¿En qué momento permitimos que la naturaleza siga su curso? Si al fin y al cabo, está en la naturaleza del hombre el cuidarnos y protegernos, en darnos el sustento y ser el proveedor, y a pesar de que los tiempos evolucionan, ese tipo de cosas está impregnado en el ADN. Obviamente siempre hay excepciones, en las que el lolito es muy lento y nosotras debemos hacer la primera jugada (de todo hay en la viña del señor), pero eso dejémoslo para algunos casos.

Que nosotras seamos autosuficientes, no significa que debamos andar por la vida con la insignia de “no te necesito, me la puedo sola”. Siempre es halagador que un hombre te regale flores, te abra la puerta del auto, pague la cuenta o te tape con su chaqueta para que no sientas frío. Y todo eso por que le nace hacerlo, no por que sea su obligación de HombreMachoAlfaProveedorDelSustento.

Ceder a este tipo de cosas de forma natural es gratificante por decir lo menos y nos hace recuperar feminidad, ya que este nuevo rubro de “multi mujer”, muchas veces nos hace olvidar que “deberíamos” ser el sexo débil. Y digo “deberíamos” por que ese es un comodín que podemos ocupar cuando nos conviene, jejeje.

Pero para esto debemos estar claras con nuestras actitudes y ser consecuentes, ya que muchas veces nuestros discursos difieren de nuestras actitudes, y de verdad creo que es completamente incongruente, hasta decepcionante, escuchar decir a una misma mujer: “son todos los hombres iguales” y al rato después “no entiendo a los hombres” (true story).

Creo sinceramente que la igualdad existe, pero no en todo ámbito de cosas, si no, seríamos todos hermafroditas y no nos necesitaríamos para procrear. Por algo la naturaleza nos dio diferencia de géneros y debemos aprovechar las ventajas que tenemos con ello, no vivir en pos de las desventajas. Así que, si bien estamos claras en que nosotras podemos reemplazar en muchos ámbitos a los hombres, siempre hay que cederles el puesto que les corresponde en el momento que sea necesario, por que eso nos da la oportunidad de tener a alguien que recorra el camino a nuestro lado, no delante ni detrás. Además, creo que muchos hombres están perdiendo este tipo de atenciones por nuestra culpa.

En un estudio de mercado acabado, he logrado recopilar las estadísticas suficientes como para asegurar que a los machos en cuestión no les llaman la atención mujeres con actitudes de niño/niña en un 98% de los casos, pero por otro lado, el exigir tanta igualdad de nuestro lado, ha hecho que ellos pierdan en gran manera las atenciones hacia nosotras.

Así que ya saben: muchachas, el orgullo no nos matará si él te toma la mano para bajar del auto-micro-metro-bicicleta-monopatín (elegir opción según ocasión) y muchachos: un piropo regular no te hace menos macho.

Así que ya saben: delicadas sí, ¡débiles jamás!

 

Una columna enviada por nuestra amiga @ColorArce para Incorrectas!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here